La llegada del Metaverso: Diseñando lo Virtual y lo Real

Un metaverso está llegando. El metaverso ofrece una visión completamente integrada e inmersiva de un mundo digital al que podremos entrar para trabajar y jugar; un innovador espacio digital donde construir un nuevo sistema social, horizontes comerciales, y proyectos de infraestructura; una terra nullius digital.

¿Parece ciencia ficción? No lo es. El metaverso hoy día anima una visión corporativa de lo que puede llegar a ser el próximo paso de la vida digital. Mark Zuckerberg, uno de los mayores representantes de esta visión, afirma que el metaverso será el futuro de Facebook y de su compañía de cascos de realidad virtual, Oculus. "Queremos conseguir que el mayor número posible de personas experimenten la realidad virtual y puedan dar un salto al metaverso". Como una realidad social, nos dice que nos "sentiremos presentes junto a otras personas como si nos encontráramos en otros lugares, viviendo experiencias diferentes que no podríamos tener en una aplicación en 2D o una página web, como bailar, por ejemplo, hacer diferentes tipos de ejercicio... En el futuro... podrás sentarte en mi sofá como un holograma, o yo seré capaz de sentarme como un holograma en tu sofá, y sentir como si estuviéramos en el mismo lugar, aunque nos encontremos en estados diferentes o separados por cientos de millas". [1]

Visiones como esta de una realidad mixta entre lo digital y lo material se están convirtiendo en la base de lo que podría llegar a ser la próxima fase de la vida digital. Decentraland es otro ejemplo [2]. Construida mediante tecnología blockchain, Decentraland asegura ser "el primer mundo digital completamente descentralizado", un lugar donde podrá comprar lotes de tierra digitales, comercializar bienes no fungibles, y coproducir una infraestructura digital inmersiva.

Ahora, debido a los efectos de la pandemia, lo que podría haber parecido un futuro lejano se va formando gracias a una confluencia de tecnología, historia y poder que toman las riendas de la ruta hacia futuros de tecnología social.

Sin importar lo que sienta sobre esta idea del metaverso, y sin importar de donde llegue y a qué escala, será en gran parte la tarea de los creadores de imágenes el diseñar nuestra experiencia en estos nuevos espacios. La pregunta será entonces cómo dirigimos las capacidades tecnológicas emergentes de manera que se comprenda lo que está en juego:

  • ¿Qué significaría para nuestra orientación particular y universal de la creación de sentidos? ¿Qué se tiene en cuenta como preocupación moral equivalente en la creación de un lenguaje compartido de comunicación visual?
  • ¿Cómo damos forma a las éticas de la realidad virtual a través de la comunicación visual? Dado todo lo que sabemos sobre el poder de la recolección de datos y el diseño estetizante de espacios digitales, ¿qué papel jugaríamos en su aceleración u obstrucción?
  • ¿Cuáles son los límites entre lo público y lo privado dentro de las infraestructuras computacionales y las arquitecturas de gobierno emergentes que diseñamos? ¿Qué tipo de prácticas de diseño interdisciplinar serán necesarias al enfocarnos de manera crítica en las infraestructuras virtuales?

[1] https://www.bbc.com/news/techn...

[2] https://decentraland.org/